Noticia11/06/2020

Memoria 2019: #YoCuentoXTi

#Atansolo2Metros #CadaGestoCuenta

Durante el 2019 Cáritas Diocesana de Terrassa ha sido acompañando a casi 30.000 personas en su proceso para poder tener una vida autónoma. Como viene haciendo desde el principio, Cáritas acompaña a la persona en su globalidad, velando por su bienestar físico, psíquico y emocional.

Desde los 8 programas de la entidad y la empresa de inserción APASOMI se procura garantizar los derechos fundamentales de la alimentación, la vivienda, un trabajo digno, el acceso a la sanidad y en medicamentos. Así como promover la formación de las personas para poder acceder a un nuevo abanico de ofertas de trabajo, el acompañamiento de los adultos en la educación de los hijos y el acompañamiento de las personas mayores para combatir la soledad.

Cáritas Diocesana de Terrassa ha podido acompañar 12.809 hogares durante 2019 gracias al compromiso de 1.568 voluntarios que colaboran en todos los proyectos de la entidad, desde las Cáritas Parroquiales y Arciprestales, hasta la propia estructura Diocesana. Todos ellos cuentan para ayudar a las personas para que cada gesto cuenta #JoComptoXTu. Cáritas el año 2019 ha realizado 37 formaciones específicas y de profundización para las personas voluntarias y los 40 trabajadores, con el objetivo de velar por acoger y acompañar a las personas de una forma digna, responsable y justa, y poder realizar acción social de la Iglesia de la mejor manera.

El esfuerzo de los socios y donantes, particulares y de empresas, ha permitido un año más a la entidad poder seguir ayudando a las personas más vulnerables del Vallés Oriental y el Vallés Occidental, y ser testigos que #TodosTenemosUnÁngel.

En 2019 Cáritas también ha presentado el VIII informe FOESSA en el que se constata que la espiral de la exclusión social expulsa a las personas hacia la exclusión severa con una fuerza cada vez mayor que dificulta su integración. El informe concluye que las problemáticas más destacables en Cataluña son la precarización del trabajo, la exclusión residencial, los problemas derivados de la salud y el aislamiento social.

La crisis social causada por la COVID ha hecho visible para la sociedad la vida de todas estas personas que no llegan a fin de mes y que tienen que decidir entre pagar los gastos del hogar o dar de comer a los hijos, #LaRealidadQueEs. Francesc Llonch, director de Cáritas Diocesana de Terrassa remarca que «A través de todas y cada una de las personas comprometidas con la entidad, Cáritas denuncia las injusticias, reclama los derechos humanos y la igualdad de todas las personas, trabajando por una sociedad donde todo el mundo tenga un lugar y una vida digna.«.

Ya han pasado 3 meses desde que se decretó el estado de alarma. Durante este tiempo Cáritas ha puesto los esfuerzos en garantizar las necesidades básicas de los participantes y de todas aquellas personas que la crisis ha llevado a pedir ayuda a la entidad. Las necesidades se han multiplicado por la paralización de parte importante de la economía debido al coronavirus.

Tal y como recoge el informe «La crisis de la Covid-19. El primer impacto en las familias acompañadas por Cáritas» Los ingresos que provienen de la economía informal caen más del 70% lo que pone de manifiesto que un colectivo de personas que hasta ahora subsistían dentro de la economía informal y la precariedad, comienzan a venir a Cáritas a pedir ayuda porque se han quedado sin ingresos. No pueden acceder a prestaciones por desempleo y si son personas en situación administrativa irregular ni siquiera tienen acceso a la Renta Garantizada de Ciudadanía ni al recientemente aprobado Ingreso Mínimo Vital. El conjunto de la situación hace que los hogares sin ingresos pasan de 1 de cada 10 a 1 de cada 4, son hogares en situación de gran vulnerabilidad que no pueden cubrir las necesidades más básicas como la alimentación o la vivienda, y esto incluye también familias con niños.

Adaptándose a las medidas de seguridad establecidas, Cáritas ha puesto en marcha la campaña «A tan solo 2 metros de ti» para explicar a la sociedad que a pesar de que este virus nos obliga a separarnos físicamente, nunca conseguirá alejarnos de corazón. Cáritas quiere estar muy cerca de todos aquellos que están sufriendo las consecuencias de esta pandemia, ya que solo así se convertirán los dos metros de distanciamiento en 200 cm de esperanza, de solidaridad y amor.

DESCARGAR NOTICIA

MEMORIA 2019